Comunicados
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ayer, 16 de enero, dieciséis personas fueron detenidas por la policía española en Girona (Cataluña) sin orden judicial. Entre los detenidos estaban dos alcaldes de la CUP, un fotoperiodista y varios activistas de los CDR (Comités de defensa de la República), la ANC (Asamblea nacional catalana), La Forja (organización juvenil independentista) y el SEPC (Sindicat d'Estudiants dels Païssos Catalans). Desde la Corriente Marxista Internacional queremos expresar nuestra solidaridad con los detenidos y sus organizaciones y expresar nuestra más enérgica protesta contra otro caso de represión y criminalización del movimiento republicano catalán por parte del Estado español. Hacemos un llamamiento a las organizaciones y activistas de la clase trabajadora de todo el mundo a expresar su solidaridad y rechazo.

Las detenciones tuvieron lugar justo unos cuantos días antes del comienzo del juicio contra los dirigentes políticos catalanes acusados de rebelión y sedición por su participación en la organización del referéndum de independencia catalán del 1 de octubre de 2017.

Los detenidos de ayer, once por la mañana y cinco por la tarde, están acusados de "desórdenes públicos" por su presunta participación en una protesta pacífica del 1 de octubre de 2018, en el primer aniversario del referéndum de independencia catalán, que culminó con el bloqueo de las vías del AVE en Girona.

De manera totalmente escandalosa, las detenciones se llevaron a cabo sin orden judicial, a iniciativa de la Brigada de Información de la policía española. A los detenidos se les preguntó sobre su participación en los hechos y se les enseñaron fotografías de los mismos, y posteriormente fueron puestos en libertad. Su puesta en libertad demuestra que en realidad no había ningún motivo real para unas detenciones de perfil alto que, además, tampoco tienen base jurídica. El objetivo era intimidar y amenazar a los militantes independentistas en general.

Entre los detenidos ayer están los alcaldes de la CUP de Celrà, Daniel Cornellà, y Verges, Ignasi Sabater, que fueron detenidos por agentes encapuchados de la policía española. A su abogado, Benet Salellas, se le negó el acceso a sus clientes "hasta que no hablara en castellano" y sólo pudo verlo tres horas más tarde.

Cartel CUP

Uno de los detenidos es el fotoperiodista Carles Palacio, que fue arrestado por agentes de paisano que lo subieron a un coche sin identificar. A Palacio le enseñaron fotografías del bloqueo del AVE, en las que aparece claramente llevando un brazalete de "Prensa". Parece que cubrir informativamente una protesta pacífica ahora también es un crimen.

La policía también intentó detener a un miembro del SEPC en la Universitat de Girona, pero el activista se las arregló para eludirlos entrando en las instalaciones universitarias, en las que la policía no puede entrar sin orden judicial o permiso del rector. El activista permaneció allí toda la noche, protegido por decenas de personas y con el compromiso del rector de que no daría permiso a la policía para entrar en el recinto.

Durante el día decenas de personas se congregaron en la comisaría de la Policía Nacional en Girona y, por la tarde, miles de personas se manifestaron en ciudades y villas de toda Cataluña para protestar contra esta nueva provocación del Estado español.

Esta última oleada de detenciones es parte de una campaña más amplia de criminalización del movimiento independentista y republicano catalán. Además de los casos más conocidos de los dirigentes políticos encarcelados o en el exilio, hay otras decenas de activistas menos conocidos que han sido multados o están siendo perseguidos por todo tipo de cargos (incluyendo terrorismo, sedición, rebelión, delitos de odio) en un intento de acobardar al movimiento. No lo conseguirán.

Corriente Marxista Internacional, Londres, 17 de enero, 2019

Foto: Directa