La caída del reaccionario gobierno de Rajoy, tan repentina e inesperada, es un acontecimiento que muestra el carácter tremendamente inestable y turbulento de la situación española e internacional. Pedro Sánchez,  aupado al gobierno por la moción de censura en el Congreso, se enfrenta ahora al desafío de satisfacer, o de frustrar, las expectativas que ha despertado en millones de trabajadores, mujeres, jóvenes, desempleados y jubilados.

Hemos tenido noticia del gravísimo accidente laboral que ha supuesto la pérdida de un ojo de un compañero de Procavi, empresa que subcontrata trabajadores sin darles el necesario período de adaptación y sin asumir debidamente los riesgos laborales, además de contribuir a la precarización del sector.

El martes 24 de mayo estaba previsto que se entregara a la policía el rapero Josep Miquel Arenas, más conocido como Valtonyc, para cumplir su condena a tres años y medio de cárcel por "enaltecimiento del terrorismo", "injurias a la Corona" y "amenazas" en sus letras. Antes que cumplir condena por sus opiniones ha decidido huir del país e ir al exilio. La lista española de exiliados políticos suma un nuevo miembro.

La sentencia del caso Gürtel ha sido la guinda que ha coronado el pastel de la absoluta bancarrota política y moral del PP y de su gobierno. El PP ha sido condenado como organización criminal que se ha lucrado con el dinero del Estado y de empresarios a cambio de contrataciones públicas; con el enriquecimiento, de paso, de cientos de sus cargos públicos y dirigentes nacionales, regionales y locales. Ahora, el PSOE de Sánchez ha decidido presentar una moción de censura que tiene muchas posibilidades de salir adelante y de hacer caer al odiado gobierno de Rajoy. 

La controversia suscitada alrededor de la compra de un chalet por parte de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar (Madrid), como vivienda familiar –a través de un crédito hipotecario a 30 años– ha dado rienda suelta a una jauría formada por la reacción y todos los partidos del régimen (PP, Ciudadanos y PSOE) para tratar de destruir personal y políticamente  a ambos y, por extensión, de inhabilitar a Podemos y a sus confluencias y a todos los que plantean una alternativa al régimen establecido.  Es nuestra convicción de que cualquiera que, desde la izquierda,  muestre su disconformidad con la actuación de Iglesias y Montero en este asunto, debe comenzar en primer lugar por delimitar políticamente con la derecha y el régimen y denunciar su hipocresía, sus mentiras y su doble moral.

La sanidad pública y universal española ha sido y es un sistema ejemplo para el mundo porque es un modelo eficaz y equitativo a un coste que nuestra sociedad puede asumir. Pero, ¿qué está pasando? ¿Se está desmantelando nuestra sanidad pública? ¿Por qué aumenta la demanda de la sanidad privada si en paralelo hemos atravesado una gran crisis? ¿Cuáles son sus consecuencias?

Finalmente, después de casi 5 meses desde las elecciones autonómicas, Cataluña vuelve a tener president de la Generalitat. La voluntad del régimen del 78 de vetar a Puigdemont y de investir un candidato sin problemas judiciales se ha acabado imponiendo, después de 4 investiduras fallidas y más presos políticos. La furiosa oleada represiva del Estado para parar el independentismo ha llevado a la suspensión de la autonomía, ha golpeado la libertad de expresión y ha hecho disminuir los derechos democráticos más fundamentales. Nunca ha quedado tan claro el carácter neofranquista y autoritario del Estado español, heredero directo de la dictadura. La represión también se ha trasladado al plan internacional, con el intento de implicar Escocia, Bélgica, Suiza y Alemania en los casos contra políticos independentistas.