Economía
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A principios de marzo, comenzó la segunda edición de los planes Integra - impulsa para los que he sido seleccionado. Estos planes consisten en programas ‘’diseñados’’ por el Ayuntamiento de Sevilla para la inserción laboral de parados de larga duración de todas las edades. No son planes genuinamente circunscritos a Sevilla, estos planes se están dando por todas las ciudades y pueblos de este país bajo distintas fundaciones y nombres. En Morón de la frontera se llamó lanzaderas de empleo, y lo llevaba una fundación vinculada a Telefónica; y en Barcelona los llevaba Abertís, otro gigante del IBEX 35.

Este plan de ‘’inserción laboral’’, consiste en que el Ayuntamiento de Sevilla dota presupuestariamente de miles de euros a unas ‘’agencias’’ que aparentemente son intermediarios entre el trabajador y las empresas. Basta con investigar un poco para ver que detrás de estas fundaciones se encuentran multinacionales como ENDESA, aunque en ningún momento se informa de esto a los participantes. En total, la dotación presupuestaria es de 2,1 millones de euros este ejercicio 2018, para 7 fundaciones de distintas empresas. De esta forma, y con los argumentos que daré posteriormente, podemos decir que realmente dada su inutilidad como programa de inserción laboral ésto constituye otra forma de redistribuir las rentas de la clase trabajadora al capital a través del Estado; en este caso, concretamente desde los ayuntamientos. Siendo además otro canal por el que fortalecer el orden de la sociedad actual, a través de la transmisión de ideas hostiles a la clase trabajadora.

Los resultados sobre este plan en 2017 (primera edición), presenta un alto grado de opacidad intencionada por parte de los gestores del Ayuntamiento de Sevilla. En la ceremonia de clausura 2017, que fue celebrada en el ayuntamiento por el alcalde Juan Espadas a bombo y platillo, acudieron la patronal de la ciudad agrupada en la Cámara de Comercio. Juan Espadas presentó un total 309 contrataciones de 3.544 desempleados que accedieron al programa. En su exposición, en ningún momento habló de qué tipos de contratos se celebraron ni bajo qué condiciones, lo que nos da a pensar que el tipo de contrataciones no da lugar para el alarde de ellas porque no las usa para su beneficio propio.

Características del programa de ¿inserción?

Estos programas, en general, están destinados a desempleados de todas las edades aunque, fundamentalmente, acaban masificados de jóvenes. Como integrante de este programa puedo decir que en ningún momento se nos ha explicado qué empresas tutelan este curso de inserción laboral, que dura unos tres meses, ni en la carta de preselección ni en las sesiones grupales presenciales. Según palabras de la formadora, al final de los 3 meses de ‘’formación’’ se abre un periodo de prácticas de un mes en empresas, para las que serán escogidas 800 personas en total, y solo 100 remuneradas (estas remuneraciones de prácticas serán para las personas que, bajo criterio de las fundaciones, tengan más posibilidades de “insertarse’’ en la sociedad).

Este programa consta de sesiones grupales e individuales durante tres meses, donde una especie de Manager te ‘’entrena‘’ para que seas admitido por empresas que buscan mano de obra. Además, estas agencias presumen ser intermediarios entre el trabajador y empresas, unos representantes de los mismos en el mundo laboral.

En el desarrollo de estas secciones se hacen actividades de entrenamiento bastante humillantes para la dignidad de un ser humano. Una de ellas, por ejemplo, es entrenar el trabajo en equipo, amarrando dos manos de dos personas distintas y haciendo que las otras manos que quedan libres envuelvan un regalo. Los jóvenes allí presentes tenían que hacerlo sin rechistar, tragar con el fin de ser seleccionado al final para trabajar en una empresa. Este ‘’entrenamiento’’ no es sólo inútil, pues no fomenta la capacidad de trabajo en equipo, sino que tiene la finalidad de moldear las mentes de los trabajadores buscando adoctrinarlos en el servilismo al amo y asentar los dogmas de dominación.

No es una apuesta por el trabajo sino para seguir transfiriendo dinero a las grandes empresas

El desempleo en el Estado español sigue siendo galopante, de todas las edades y especialmente el juvenil. Especialmente en la ciudad de sevilla, el desempleo juvenil y de la mujer alcanza cifras escalofriantes.

Los capitalistas y sus capataces, como el alcalde de Sevilla Juan Espadas, saben que la clave para crear empleo en el capitalismo es que haya una actividad económica suficiente como para absorber la mano de obra disponible que hay en el mercado. Por tanto, ¿para qué hacen entonces este plan? Básicamente, es una transferencia de rentas de los trabajadores al capital, otra forma de robo, ¡a escala de rapiñeo, a costa de nuestros sufrimientos! Ellos saben perfectamente que la forma en la que te sientas, en la que sonríes, o en la que te expresas no determina que vayas a ser contratado. Lo que determina que todo el mundo pueda acceder a un trabajo es la necesidad del empleo de las fuerzas de trabajo que tenga el empresario. Al final siempre entra uno y cientos se quedan mirando; por lo tanto, el ser más listo o mas guapo que otro, no determina una contratación. Estas selecciones sobre otros candidatos se deben a una multiplicidad de factores objetivos y subjetivos, no hay un patrón general aplicable a todos los casos; por lo tanto, es bastante inútil este ‘’entrenamiento’’.

Hay muchos pasajes históricos que podrían constatar esta argumentación pero pondré el claro ejemplo de la revolución industrial en Gran Bretaña, cuando una ingente masa de campesinos analfabetos pasaron del campo a las fábricas sin tener ningún tipo de conocimiento del trabajo, simplemente porque el empresario quería obtener beneficios como fín. En este caso, el empresariado directamente o indirectamente con tal de ganar dinero formaba incluso la mano de obra para el trabajo que se requería.

Además, llama la atención como cada vez se debilita más la educación pública a todos sus niveles y cómo se va derivando cada vez más la formación al mundo de lo privado. En definitiva, cómo los capitalistas se apoderan de su monopolio.

Cabe también apuntar que se está llegando al extremo de la generalización del trabajo sin contrato durante las primeras semanas en concepto de “formación” (grandes cadenas como el Fnac lo han incorporado como un proceso normal); e incluso en la industria, como se denunció en el caso del matadero de El Pozo (Procavi) de Marchena (Sevilla). Otra variante es la obligación de recibir cursos de “certificación” para permanecer en bolsas de contratación, cursos que no aportan nada pero que cuestan cientos de euros. Esto está pasando en Correos y en sectores como la Sanidad Pública. Marx tenía razón cuando decía que la burguesía, a diferencia de las clases dominantes anteriores, no es capaz ni siquiera de garantizar el sustento a los esclavos modernos. Ahora te hacen pagar por tener la posibilidad de trabajar algunos meses al año.

Otro instrumento para que la clase dominante disemine sus ideas entre los oprimidos

En la primera reunión grupal celebrada, a la que acudieron unas 60 personas al Centro Cívico Hytasa, se le trasladó al grupo desde la formadora varias ideas que son totalmente hostiles a la clase trabajadora y que buscan asentar el dominio de clase de la burguesía.

En estas reuniones se justificó, por parte de la entidad Integra a través de la formadora, el uso de contrataciones fraudulentas en B por parte de las empresas por la ‘’difícil’’ situación del panorama económico general. Se dijo que “la gente’’ se tenía que acostumbrar a hacer prácticas en empresas sin que sean cobradas para adquirir experiencia. Se expresó que el mundo sin empresarios no existiría y que la mayor realización que puede tener una persona es ser un emprendedor de éxito. En definitiva, todo un argumentario reaccionario destinado a contaminar a la clase trabajadora y a evitar a toda costa que ésta se plantee romper sus cadenas.

Como desempleado, creo que el derecho al conocimiento y a la educación en esta sociedad debería ser un derecho absoluto. Por ello creo que es antidemocrático que la formación la impartan entidades privadas con ánimo de lucro. Toda la educación debería ser pública y gratuita, por principio democrático.