“Telefónica bate records” esa es la gran noticia que recientemente se publicó. 1.802 millones en el primer trimestre de 2015. ¡Alegría! La pregunta es, ¿de dónde salen esos 1.802 millones?. Según informan varios diarios económicos de referencia, la clave está en el crecimiento de la compañía en España. Sí, en este país donde la compañía ha pasado de tener 35.379 trabajadores en 2010 a 30.020 a finales de 2014. En este país donde, su principal línea de inversión está centrada en la red de fibra óptica, en cuya área se ha impulsado como nunca antes la subcontratación de personal.

Publicamos la carta de un trabajador de Extel-Coruña en la que se hace un llamamiento a los trabajadores de las subcontratas de Telefónica, como ADECCO y ATENTO, a que se sumen a la huelga indefinida estatal de las Empresas Colaboradoras de Telefónica.

ExtelEl pasado 23 de junio, más de doce mil trabajadores de ATENTO y EXTEL, subcontratas de Telefónica, fuimos llamados a la huelga. Una convocatoria de esta magnitud, que afectó a la totalidad de las plataformas de atención que Movistar tiene repartidas por el Estado, tiene, se mire como se mire, un carácter político-social, que va más allá de las reivindicaciones meramente laborales y pone en cuestión el modelo de telecomunicaciones imperante e impuesto a los ciudadanos tras décadas de privatizaciones y ataques al sector.

Coca-Cola LdCEntrevista a Alberto Pérez, miembro del Comité de Empresa de Coca Cola-Fuenlabrada

La lucha de los trabajadores de la planta de Coca Cola de Fuenlabrada (Madrid) se ha convertido en un emblema de la clase obrera madrileña. Pese a que es una compañía que obtiene beneficios, Coca Cola-España despidió a 826 trabajadores, incluido el cierre de varias plantas de embotellamiento, como la de Fuenlabrada, con 236 trabajadores, que fueron los únicos en todo el Estado que rechazaron los ofrecimientos e indemnizaciones de la empresa, y mantuvieron su lucha exigiendo la reapertura de la planta.

Atento huelga 26 junioEl pasado 23 de junio, más de doce mil trabajadores de ATENTO y EXTEL, subcontratas de Telefónica, fuimos llamados a la huelga. Una convocatoria de esta magnitud, que afectó a la totalidad de las plataformas de atención que Movistar tiene repartidas por el Estado, tiene, se mire como se mire, un carácter político-social, que va más allá de las reivindicaciones meramente laborales y pone en cuestión el modelo de telecomunicaciones imperante e impuesto a los ciudadanos tras décadas de privatizaciones y ataques al sector.

En Internet hay muchísimas cosas. Una de ellas es esta pregunta, a la que se ha dado múltiples respuestas y de lo más variopintas, ahora que esa teoría de “la sociedad del ocio” que nos pronosticaron los economistas capitalistas del siglo XX, se ha rebelado plenamente falsa.

Rotundo éxito de la huelga de 24 horas, preparar la huelga del 23 de junio

La huelga de 24 horas enExtel Extel-Coruña (subcontrata de Telefónica) convocada por CCOO, CIG y UGT el pasado 16 de Mayo supuso un punto de inflexión en nuestra lucha. Más del 70% de los trabajadores colgamos los cascos y apagamos los ordenadores. Telefónica se vio obligada a desviar las llamadas de sus clientes a las plataformas latinoamericanas, donde, por cierto, Movistar no respeta los derechos laborales básicos de nuestros compañeros.