El Primero de Mayo, cientos de miles de personas marcharon en Caracas en defensa de los derechos de los trabajadores y la revolución bolivariana. Los medios de comunicación internacionales, que han prestado mucha atención a Venezuela y tenían corresponsales en Caracas ese día, fueron unánimes en su silencio. Ni una sola mención a la manifestación. Aquí va mi crónica.

 

Durante su discurso en una masiva manifestación bolivariana el 1º de mayo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha anunciado la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, que describió como una asamblea obrera y comunal. La oposición venezolana ha rechazado inmediatamente esto como parte del “golpe de estado del régimen” y ha hecho un llamamiento a favor de una escalada de las protestas.

Declaración de la Corriente Marxista Internacional

“¡Golpe de estado en Venezuela! ¡Maduro concentra todo el poder!” A sólo unos días del 15º aniversario del golpe de estado contra el presidente democráticamente electo Hugo Chávez (del 11 al 13 abril de 2002), los mismos que lo llevaron a cabo (la oligarquía venezolana, sus amos en Washington y sus perros falderos en Buenos Aires, Brasilia, Santiago de Chile y Lima, jaleados por la jauría mediática en Madrid y EE.UU.) ahora están gritando y aullando como hienas contra un supuesto “auto golpe de Estado” del presidente Maduro.

Ha habido nuevas revelaciones sobre la corrupción que corre por las venas de la política brasileña. Una investigación sobre lo que se conoce como 'Operación Lava Coches' (Lava Jato) –una red de lavado de dinero y soborno con enlaces con la petrolera estatal Petrobrás y una serie de políticos– ha estado en curso desde 2014. En fecha tan reciente como la semana pasada, esta investigación ha producido una nueva ola de acusaciones contra más miembros todavía del Congreso de todos los partidos políticos. La suciedad avariciosa que salpica al Estado brasileño es clara para que todo el que la vea.

Después de 43 días de huelga en la mayor mina de cobre del mundo, Minera Escondida en Chile, los trabajadores han decidido la vuelta al trabajo con una prórroga del actual convenio, manteniendo así todas las condiciones y beneficios que la empresa quería destruir.

En el momento de escribir este artículo, el gobierno de Mauricio Macri había reprimido a los docentes frente al Congreso de la Nación cuando intentaron instalar una carpa itinerante, como también a los trabajadores de la planta que imprime el diario Clarín. Queremos dejar expreso nuestro más enérgico repudio a este gobierno que no titubea en golpear a los trabajadores, encarcelarlos, estigmatizarlos y deslegitimar sus luchas. De manera gradual, va quedando claro  ante los millones de obreros y jóvenes, trabajadores ocupados y precarizados que éste es un gobierno de ricos y para ricos. Sólo derrotando a los capitalistas, expropiando sus fábricas, campos y bancos, podremos salir definitivamente del marasmo que este sistema nos lleva a la mayoría de la población.

La pesadumbre de la dirección de la CGT por la presión sentida en estas últimas semanas, los obligó a convocar a un paro para el 6 de abril. Se tomaron su tiempo para la convocatoria del mismo, pero es más que evidente que las bases dijeron basta a una situación intolerable. El triunvirato tuvo que “correrse” de la colaboración con el gobierno macrista.