Venezuela
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Estados Unidos ha decidido que ya es hora de un "cambio de régimen" en Venezuela y está actuando de manera implacable para lograrlo.  Los imperialistas han nombrado a un "presidente interino" y reunieron a la "comunidad internacional" para reconocerlo. Se han incautado de los activos venezolanos en los EEUU y el Reino Unido e impuesto sanciones económicas. Piden al presidente Maduro que renuncie y que el ejército venezolano lo destituya si se niega. Este es un intento de golpe de estado imperialista, al que cualquier socialista e incluso cualquier demócrata consistente tiene el deber de oponerse.

No es tanto que la oposición reaccionaria venezolana haya decidido lanzar otro intento para deshacerse de Maduro, sino que se trata de un plan detallado elaborado en Washington. El presidente de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, Juan Guaidó, viajó a los EEUU en diciembre, donde fue recibido por funcionarios de alto rango de la administración de los EEUU y recibió instrucciones precisas. La Casa Blanca acorraló a todos sus aliados en América Latina y Canadá para que lo reconocieran como el "presidente legítimo" tan pronto como se proclamó como tal.

Títeres imperialistas

Los niveles más altos de poder en los Estados Unidos están involucrados en este intento de golpe de estado: Mike Pence, Mike Pompeo, John Bolton y, por supuesto, empujando desde detrás del escenario, el portavoz de la mafia cubana de exiliados, el senador Marco Rubio.

Como si esto no fuera suficiente para enviar un mensaje claro de lo que está en juego, EEUU ha designado a Elliott Abrams como la persona a cargo de coordinar las operaciones para "restaurar la democracia" en Venezuela. Abrams fue condenado por mentir al Congreso sobre el escándalo Irán-Contra, en el que estuvo fuertemente implicado. Respaldó y encubrió regímenes asesinos y escuadrones de la muerte en Guatemala y El Salvador en la década de 1980, coordinó la financiación de las pandillas reaccionarias de los Contras en Nicaragua, organizó la invasión de Irak y algunas fuentes lo mencionan como la persona que "dio el visto bueno" al golpe de Estado en Venezuela respaldado por Estados Unidos en 2002.

Debe quedar claro para todos que ninguna de estas personas tiene el menor interés en la llamada "crisis humanitaria" de Venezuela, y ciertamente no están motivados por ninguna preocupación por la "democracia" o los "derechos humanos". John Bolton lo expresó sin rodeos en una entrevista con Fox News:

"Estamos conversando con las principales compañías estadounidenses ahora... Sería una diferencia si pudiéramos lograr que las compañías estadounidenses produzcan el petróleo de Venezuela".

Lo que los imperialistas quieren en Venezuela es un gobierno obediente, para aplastar todo lo que quede de la Revolución Bolivariana y, por supuesto, para hacerse con las reservas de petróleo más grandes del mundo, ubicadas a poca distancia de los EEUU. Este ha sido su objetivo durante 20 años, ya que antes llevaron a cabo el breve golpe de estado contra Chávez en 2002.

Ellos calculan que ahora, con el impacto de la brutal recesión económica que atraviesa Venezuela y con los gobiernos de derecha en Colombia, Brasil, Argentina y Chile, tienen una ventana de oportunidad en la que pueden tener éxito.

Si resultaran victoriosos e instalaran un gobierno títere de los Estados Unidos en Venezuela, sería un desastre. Desde un punto de vista económico y social, Guaidó ya ha anunciado su programa: la privatización de todas las empresas nacionalizadas (acero, telecomunicaciones, cemento, electricidad, etc.), el retorno de las tierras expropiadas a los antiguos propietarios, despidos masivos en el sector público, lucrativos contratos petroleros para multinacionales extranjeras en condiciones muy favorables, etc.

Además de esto, podemos agregar que un gobierno de este tipo destruiría todas las conquistas de la Revolución Bolivariana: educación gratuita para todos, incluida la educación superior, asistencia médica gratuita para todos, construcción de 2,5 millones de viviendas para los necesitados, etc. Para establecerse, tal régimen tendría que usar métodos brutales para aplastar la resistencia de las masas bolivarianas en el campo y en las zonas pobres de las principales ciudades, quienes lucharían con uñas y dientes para defender sus conquistas.

Resistir el golpe: ¡Manos fuera de Venezuela!

Desde un punto de vista político, la victoria del imperialismo en Venezuela tendría un impacto negativo en las masas de trabajadores y campesinos de todo el continente.

Por todas estas razones, no somos indiferentes. Nos oponemos frontalmente a este intento de golpe de estado militar orquestado por Trump y Bolsonaro.

HOV Rally London

Jorge Martín hablando en la concentración contra el golpe de estado en Venezuela celebrada en Londres el 28/1/2019

La crisis económica que ha devastado al país durante los últimos cuatro años ha socavado gravemente el apoyo al gobierno de Maduro y ha desmoralizado a una parte de las masas bolivarianas. La crisis fue provocada por la fuerte caída de los precios del petróleo y está agravada por la corrupción. A eso se añaden las agresivas sanciones de los Estados Unidos de los últimos años. En el fondo, sin embargo, la crisis es el resultado de intentar hacer media revolución, introduciendo elementos de regulaciones y controles sobre el funcionamiento normal del “mercado libre” capitalista, mientras que al mismo tiempo se deja en manos privadas palancas clave de la economía. Si Venezuela muestra una cosa, no es el "fracaso del socialismo" sino la imposibilidad de regular el capitalismo y el desastre de las políticas de intervención estatal dentro de los límites del capitalismo.

Hasta ahora, el ejército ha permanecido leal al gobierno de Maduro. Muchos de los generales del ejército tienen un interés directo en mantener el régimen en la medida en que les garantiza poder y privilegios. Eso podría cambiar si sienten que la ofensiva imperialista está ganando terreno.

La única forma de derrotar el golpe es confiar en las masas revolucionarias de trabajadores y campesinos, que en todas las ocasiones se enfrentaron al desafío y salvaron la Revolución Bolivariana. Esto solo se puede hacer, al mismo tiempo, atendiendo sus necesidades más apremiantes en términos de salarios, suministro de alimentos y condiciones de vida. El golpe solo puede ser derrotado con medidas revolucionarias audaces.

Los imperialistas se han apoderado de los activos venezolanos en los Estados Unidos, por lo que Venezuela debería apoderarse inmediatamente de todas las multinacionales de los Estados Unidos en el país. Todos los capitalistas, banqueros y terratenientes involucrados en el golpe deben ser expropiados bajo el control de los trabajadores. Los trabajadores y los campesinos deben estar armados para defender la revolución frente a una intervención militar extranjera, que Trump ha dicho que no descarta. Los soldados y oficiales revolucionarios deberían establecer comités revolucionarios dentro del ejército para vigilar a los conspiradores e indecisos ante el golpe que podrían ser comprados por el imperialismo.
Este es el único camino a seguir. Las continuas concesiones y compromisos a la clase dominante, que ya han llevado al movimiento bolivariano a un callejón sin salida, serían suicidas y allanarían el camino para la derrota. Al mismo tiempo, un movimiento de solidaridad poderoso, internacional y antiimperialista debe ser creado en todo el mundo. No al golpe de estado: ¡Manos fuera de Venezuela!