Las cosas en Venezuela están cambiando día a día, a veces cada hora. Ayer, 27 de junio, un oficial de policía se hizo con un helicóptero y atacó los edificios del Ministerio del Interior y Justicia y de la Corte Suprema de Justicia, al mismo tiempo que hacía un llamamiento para que otros se unieran y derrocaran al gobierno de Maduro.

Se cumplen 85 días desde el inicio de la actual ofensiva de la derecha, apoyada por el imperialismo, contra el gobierno venezolano del presidente Maduro, que ha dejado 85 muertos. Hasta el momento la oposición reaccionaria no ha conseguido ninguno de sus objetivos. En la medida en que su capacidad de movilizar a grandes cantidades de gente en las calles va disminuyendo, los disturbios han aumentado en su grado de violencia y de mortandad. El gobierno ha convocado elecciones para una Asamblea Constituyente para el 30 de julio, que serán una prueba importante de su nivel de apoyo popular. La oposición se ha declarado en “desobediencia” y ha amenazado con impedir que las elecciones se celebren.

 

El Primero de Mayo, cientos de miles de personas marcharon en Caracas en defensa de los derechos de los trabajadores y la revolución bolivariana. Los medios de comunicación internacionales, que han prestado mucha atención a Venezuela y tenían corresponsales en Caracas ese día, fueron unánimes en su silencio. Ni una sola mención a la manifestación. Aquí va mi crónica.

Declaración de Lucha de Clases

La convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente se ha efectuado en medio de una de las peores ofensivas de la contrarrevolución y el imperialismo en estos 18 años. En ese marco político, la convocatoria a la Constituyente ha despertado aspiraciones revolucionarias importantes entre sectores de la vanguardia obrera y popular, que están dispuestos a dar la batalla política de cara a las elecciones del próximo 30 de Julio para posicionar dentro de la ANC a diputados de la base obrera y popular que defienden un programa de reivindicaciones revolucionarias, frente a la macoya burocrática que tratará de imponerse por todos los medios posibles, derivando ello en la imposición de un programa retrógrado de concesiones a la burguesía y abandono definitivo del programa socialista.

 

Durante su discurso en una masiva manifestación bolivariana el 1º de mayo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha anunciado la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, que describió como una asamblea obrera y comunal. La oposición venezolana ha rechazado inmediatamente esto como parte del “golpe de estado del régimen” y ha hecho un llamamiento a favor de una escalada de las protestas.

La convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente por parte del presidente Maduro el pasado 1ro de mayo, ha generado un gran debate entre la base militante del chavismo. El martes 23 de mayo, se espera que la comisión presidencial constituyente presente la propuesta de bases comiciales para la elección de los diputados a la ANC.

Declaración de la Corriente Marxista Internacional

“¡Golpe de estado en Venezuela! ¡Maduro concentra todo el poder!” A sólo unos días del 15º aniversario del golpe de estado contra el presidente democráticamente electo Hugo Chávez (del 11 al 13 abril de 2002), los mismos que lo llevaron a cabo (la oligarquía venezolana, sus amos en Washington y sus perros falderos en Buenos Aires, Brasilia, Santiago de Chile y Lima, jaleados por la jauría mediática en Madrid y EE.UU.) ahora están gritando y aullando como hienas contra un supuesto “auto golpe de Estado” del presidente Maduro.