PAÍS: GRAN BRETAÑA

Las elecciones británicas han dado como resultado un parlamento sin mayoría, ningún partido conquistó la mayoría absoluta, precisamente lo contrario de lo que quería la clase dominante. Necesitan un gobierno "fuerte" para atacar a la clase obrera en el próximo período. Este ataque vendrá de todos modos, y el movimiento obrero debe prepararse para la lucha.

 

Los ataques constantes sobre la clase obrera griega en los meses recientes han llevado la situación, finalmente, al punto de ebullición. ¡Los trabajadores han dicho basta ya! No desean pagar por una crisis de la que no son responsables. Ayer, Grecia fue paralizada totalmente por los trabajadores y la juventud que salieron masivamente a protestar. La trágica muerte de tres trabajadores bancarios, no obstante, está siendo utilizada para distraer la atención de esta impresionante muestra de fuerza de la clase obrera griega. 

Se ha hecho un llamamiento para la nacionalización de la planta de Open en Amberes bajo el control de los trabajadores, junto con una llamada a desarrollar la fábrica en líneas ecológicas, produciendo formas alternativas de transporte y defendiendo los puestos de trabajo al mismo tiempo. ¡Apoya la campaña!

Mientras que recurren al “plan de rescate” de la Unión Europea (UE) y el FMI, que es usura de la peor especie, el gobierno, la burguesía y sus marionetas políticas en los medios cultivan un clima de terrorismo psicológico sin precedentes contra la clase trabajadora.

120 militantes y simpatizantes del Partido Comunista Francés asistieron a la reunión fundadora de la red “fortalecer el PCF, restablecer el marxismo” celebrada el pasado sábado 30 de enero en Paris. Al acto acudieron camaradas de unos quince departamentos de diversos puntos de la geografía francesa, en un excelente ambiente para el debate.

La degradación de la calificación crediticia de Grecia por Standard & Poor's ha enviado ondas de choque a los mercados financieros mundiales, con caídas significativas en las Bolsas el día de ayer [27 de abril]. El temor es que Grecia pueda entrar en cesación de pagos de su deuda pública y arrastrar a la eurozona a una crisis severa, metiendo al euro una presión inmensa. El problema al que se enfrenta la burguesía es la clase obrera griega, que no está dispuesta a quedarse quieta acostada en la cama.

El capitalismo griego se encuentra en una profunda crisis. Es el eslabón débil de la cadena que se está empezando a romper. El país corre el riesgo de entrar en mora con sus pagos de la deuda externa, lo que representa una grave amenaza para la estabilidad del euro. Severas medidas de austeridad se están imponiendo y éstas están provocando una reacción agresiva de la clase obrera.