Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Alek Atevik, miembro del Comité Central de la organización macedonia Levitsa (Izquierda) y una figura destacada de la sección yugoslava de la Corriente Marxista Internacional (CMI), habló con Epanastasi ['Revolución'] sobre los mitos nacionalistas y la necesidad de la solidaridad de clase internacionalista.

La clase dominante griega afirma que los macedonios no son una nación y que la lengua macedonia no existe. ¿Cuál es la verdad?

El punto de partida deben ser los movimientos de liberación nacional en la península de los Balcanes en el siglo XIX. Todos ellos fueron dirigidos contra el Imperio Otomano o el Imperio Habsburgo, ambos eran estados multinacionales con relaciones capitalistas emergentes. Con la ayuda de las fuerzas rusas, alemanas, inglesas y francesas y austrohúngaras, el Imperio Otomano comenzó a decaer, comenzando con la formación de la monarquía griega. Un poco más tarde continuó con el establecimiento de las monarquías rumana, serbia, búlgara y montenegrina.

El concepto de 'Megali Idea' [una Gran Grecia], 'San Stefano Bulgaria' [una Gran Bulgaria basada en el Tratado de San Stefano firmado entre Rusia y el Imperio Otomano en 1878] e ideas similares se pueden encontrar en todas las burguesías balcánicas, que consiste en expandir en la medida de lo posible el propio territorio a expensas de los vecinos.

La cuestión nacional, por lo tanto, adquirió un carácter sangriento, y en lugar de traer desarrollo y progreso, fue un llamamiento a guerras perpetuas, acciones militares y propaganda, cambios violentos de la demografía... Por lo tanto, no es solo la clase dominante griega la que tiene reclamos contra sus vecinos. Lo mismo puede decirse de la clase dominante búlgara moderna, y en el pasado, antes de la Guerra de Liberación Popular y de la Revolución (1941-44), de la clase gobernante serbia.

Se necesitó una guerra civil en Yugoslavia, por un lado, los partisanos comunistas y, por el otro, todos los diferentes sectores antagónicos de la burguesía, para cortar la propaganda chovinista, y que la clase dominante serbia no pudiera vender esta idea a los serbios.

Por ejemplo, incluso el nacionalista ultra-serbio Šešelj denunció las actitudes anteriores que prevalecían en Serbia de que los macedonios son serbios del sur. En Grecia, vimos tendencias similares durante la Segunda Guerra Mundial, pero como en la Guerra Civil griega los ganadores fueron los capitalistas, el odio se intensificó. Por lo tanto, podemos ver que las ideas reaccionarias impuestas al proletariado balcánico solo se cambiarán finalmente con la revolución socialista.

La existencia de una nación macedonia se confirmó después de la Segunda Guerra Mundial con la creación del estado macedonio dentro de la Federación de Yugoslavia. Es verdad que esta nación es pequeña, pero ¿puede cualquier persona en su sano juicio afirmar que los eslovacos o los eslovenos no existen como naciones? En cuanto al idioma macedonio, es un idioma eslavo reconocido, con una ortografía separada, letras y palabras únicas, y los búlgaros o los serbios pueden entenderlo con un poco de ayuda, algo así como es el idioma holandés para los ingleses o los alemanes.

¿Cuál es el ambiente general en la sociedad macedonia con respecto al conflicto con Grecia y con respecto a la OTAN y la UE?

La gente en la República de Macedonia (RM), sin importar su afiliación política o etnia, parecen estar hartas de esto y culpan a los griegos (el gobierno griego) por su política irracional de exigir un cambio de nombre. Culpan a la política griega por el bloqueo a su entrada en la OTAN y la UE, pero esto se ve realmente como un factor menor. La gran mayoría considera que son las políticas y estrategias locales las que restringen el desarrollo económico.

Entonces, los partidos en el poder (los socialdemócratas y la Unión Democrática para la Integración, de habla albanesa) están dispuestos a inclinarse y aceptar un nuevo nombre solo para obtener la membresía de la OTAN. Esto fortalecerá temporalmente su posición, ya que la pertenencia a la OTAN ha sido un mito nacional de "progreso y prosperidad" durante los últimos 25 años.

La puerta abierta a la UE traerá más beneficios para el gobierno, ya que la UE ha sido aceptada aún más acríticamente como un salvador ante la desesperación económica desde la desintegración de Yugoslavia. Aquí, también debemos notar la presión del imperialismo estadounidense sobre el gobierno macedonio para integrar al estado dentro de la OTAN, y presentar este ensanchamiento como un éxito para la fallida política exterior norteamericana en la actualidad.

¿Crees que hay un ambiente fuerte entre el pueblo a favor del "expansionismo" a expensas de Grecia? ¿Hay algún elemento de expansionismo en la Constitución actual?

[Bromeando] Hay un gran interés en Halkidiki, Asprovalta y Platamonas [lugares de veraneo en la costa griega] para las "expansiones" de verano. Tesalónica es también un centro de compras regulares para las clases medias altas.

Es una broma que tales afirmaciones de "expansionismo Fyromiano" puedan incluso ser consideradas. [Nota: FYROM, ex República Yugoslava de Macedonia, es el nombre que Grecia insiste en que use Macedonia] El país apenas tiene un ejército, y la OTAN entró en Macedonia y el país colabora abiertamente con ella, lo que significa que el ejército de la República Helénica está completamente informado de las capacidades del pequeño ejército profesional aquí.

En cuanto a la constitución, nuestros lectores deben saber que fue modificada con enmiendas impuestas por la República Helénica en 1995. Por lo tanto, en la constitución ya existe el Artículo 3 que establece claramente: "La República de Macedonia no tiene pretensiones territoriales hacia los países vecinos. Las fronteras de la República pueden modificarse de acuerdo con la constitución, sobre la base de la acción voluntaria y dentro de las normas internacionales aceptadas". Además, el artículo 49 tiene la siguiente línea, impuesta por el gobierno de Andreas Papandreou: "La República no interferirá en los derechos soberanos de los países extranjeros ni en sus asuntos internos".

Cualquier intento de encontrar irredentismo en la ley escrita es muy superficial. No hay fuerzas políticas dentro de RM que tengan objetivos de ocupar partes de la Macedonia griega, incluso hay más interés en fuerzas políticas de la Macedonia griega en ocupar el territorio de la actual RM. Sería bueno volver a escuchar de estas personas lo que debería cambiarse en la constitución. Hasta ahora, hay propuestas y cierta demagogia política del Ministro de Defensa griego, Kotzias, para cambiar la formulación de la 'República de Macedonia' con un término como 'República de Macedonia del Norte', ¡como si el cambio de nombre detuviera al supuesto poderoso ejército macedonio y a millones de personas de conquistar el mundo!

En Macedonia, ¿hay lugar para el desarrollo de un movimiento proletario internacionalista, como parte de ese movimiento a través de todos los Balcanes?

Lo que podemos ver después de casi tres décadas de desarrollo capitalista es la decadencia de casi todas las conquistas de la clase trabajadora (salarios, horas de trabajo, condiciones de trabajo, pensiones, vacaciones y hoteles para trabajadores, subsidios, etc.). Uno puede observar sindicatos muy débiles y una disminución de la militancia, mientras que la aristocracia obrera sirve a los partidos gobernantes. De vez en cuando hay un poco de confusión dentro de ellos, pero en general son estables en su reorientación hacia cualquier nuevo gobierno, como los girasoles (que siempre giran hacia el sol).

Podemos esperar que un movimiento masivo de la clase trabajadora esté ausente en el futuro cercano, pero al mismo tiempo los trabajadores se darán cuenta de que las instituciones burguesas y los partidos parlamentarios son impotentes para resolver las cuestiones candentes reales. Lo que necesitamos es un programa socialista claro y una estrategia para ganarlos. Es crucial que las pequeñas fuerzas del marxismo revolucionario (que han estado trabajando durante bastante tiempo) se desarrollen localmente, pero también en la región. Esa es una de las razones por las que los comunistas de Macedonia se unieron a la Organización Marxista Crveni: un grupo conjunto de comunistas en el territorio de la ex Yugoslavia.

Dado que Levitsa se ha convertido en una fuerza bastante fuerte en la política, ¿cuál es su línea política y su perspectiva?

Levitsa, formalmente no es en absoluto una fuerza fuerte, pero dados los obstáculos del sistema legal, la presión sobre algunos de sus principales miembros, las dificultades financieras, el bajo nivel de cultura política y el falso uso de las ideas de izquierda, Levitsa puede estar orgullosa de lo que ha logrado. Ejemplo de estas dificultades son los cuatro casos separados de procesamiento contra la dirección del partido, o el caso donde algunos intrusos exigieron tomar el partido por medios judiciales dos veces, lo que ganamos, por cierto; o el sabotaje dos días antes de las elecciones, entre otras.

Levitsa permanecerá en oposición al sistema capitalista, un sistema creado por los partidos patronales y sus gobernantes, y no se unirá a ninguna de las grandes coaliciones y el tiempo reivindicará nuestras tácticas correctas. La estrategia es construir el partido de los trabajadores, por lo que apoyamos de diferentes maneras las luchas de los trabajadores individuales y colectivos, ofreciendo tanto ayuda legal como acciones de solidaridad. El partido tiene un sitio web de noticias e información que promueve ideas antiimperialistas y antinacionalistas. Está desarrollando una red de filiales no a gran velocidad.

Los comunistas que trabajan en la organización marxista Crveni [grupo de la CMI en la ex Yugoslavia] están participando activamente en el partido Levitsa, y se les da confianza con posiciones de dirección. Soy miembro del Comité Central y Coordinador del sector Programático, Política Exterior, Defensa y Seguridad.

Levitsa es el único partido que se opone a unirse a la OTAN, y también el único partido que expresa su crítica abierta a la servil política macedonia. Por lo tanto, propusimos terminar las llamadas negociaciones sobre el nombre del país hechas por la derecha y los llamados socialdemócratas. Al mismo tiempo, rechazamos la falsa retórica histórica de que los macedonios son "hijos e hijas de Alejandro Magno". También estamos ferozmente en contra del revisionismo histórico de los nacionalistas bajo el gobierno anterior de Gruevski. En Macedonia, Levitsa es atacada por su posición sobre el cambio de nombre, por parte de los nacionalistas o incluso los fascistas, pero no podemos estar de acuerdo con el nacionalismo griego ni con cualquier tipo de nacionalismo.

¿Cuál es la actitud de la clase trabajadora y la juventud hacia el período Titoísta y la antigua Yugoslavia unificada?

En todas las antiguas repúblicas yugoslavas, más o menos, la clase obrera, en particular los trabajadores de cuello blanco, tienen una actitud positiva hacia la Federación Socialista de Yugoslavia. Su sensación es que fue algo bueno que ahora ha sido reemplazado por algo malo. Los jubilados de hoy, y que tenían pleno empleo hace 30 o 40 años, han sufrido la pesada carga de la ola de privatizaciones desde 1989 y han sido testigos de la desintegración de sus vidas con hiperinflación, embargos, despidos masivos, literalmente la destrucción de la industria, guerras y refugiados.

Sin embargo, esos tiempos ya pasaron y la presente generación de trabajadores no puede conectar su experiencia con la de hace 30 años. El recuerdo de la clase obrera se ha hecho añicos porque el Partido Comunista de Yugoslavia no pudo mantenerse firme. La necesidad de un verdadero Partido Comunista de masas es, por lo tanto, esencial para restaurar la memoria y activar la lucha de clases en un nivel político más elevado.

¿Cuál es su mensaje para los camaradas griegos, los trabajadores y jóvenes militantes en Grecia?

Hasta hace seis meses, las preguntas más importantes de la gente común, sin importar su etnia, eran desempleo, bajos salarios, corrupción, sistema de salud deficiente, sistema educativo en decadencia, terrible contaminación en Skopje y otras ciudades, minas tóxicas de oro y plata, grandes divisiones de clase entre ricos y pobres.

Hoy el nuevo gobierno ha intentado enterrar estos problemas e imponer otros problemas como el cambio de nombre del Estado, los derechos lingüísticos de la nacionalidad albanesa, las divisiones territoriales internas, unirse a la OTAN, etc. Los medios de comunicación también están coparticipando en esta propaganda histérica.

Nuestro deber, en ambos países, es esencialmente el mismo: oponernos a este alejamiento de la lucha de clases hacia el nacionalismo-racismo y ayudar a construir la unidad de los trabajadores. Tenemos la tarea de exponer los verdaderos motivos de la clase dominante para dividir a la clase trabajadora dentro de las fronteras nacionales, pero también a nivel internacional. Tenemos que explicarlo pacientemente y lo superaremos.