Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Este viernes 25 de mayo, los votantes en la República de Irlanda acudirán a las urnas para decidir si derogan la Octava Enmienda, que prohíbe abortar a las mujeres. Un voto de Sí allanaría el camino para que el gobierno legalice el aborto, y sería un duro golpe para la autoridad de la Iglesia Católica.

Todas las fuerzas embrutecedoras de la reacción, especialmente la Iglesia, están haciendo todo lo posible para garantizar un voto No. Todas las fuerzas progresistas en Irlanda, mientras tanto, están haciendo campaña por un Sí. En caso de que el aborto se legalice en el sur de Irlanda, solo sería una cuestión de tiempo antes de que ese movimiento se extendiera al norte.

La Octava Enmienda a la Constitución irlandesa es responsable de una miseria incalculable en la vida de las mujeres de la clase trabajadora. Iguala la vida de un feto con la de un adulto, poniendo el aborto en el mismo nivel que el asesinato.

Por lo tanto, el aborto es ilegal en todas las circunstancias, incluso cuando una mujer ha sido violada o las pruebas muestran anomalías fetales. Si es enjuiciada y condenada por elegir abortar, una mujer en Irlanda puede ser enviada a prisión por 14 años. Incluso dar consejos sobre cómo abortar puede obtener una multa de 4.000 euros.

Y no sirve de nada intentar abortar viajando al Norte de Irlanda, ya que la Ley de Aborto de 1967 del Reino Unido no se aplica allí (excepto cuando la vida de la madre está en peligro o existe un riesgo de discapacidad física y mental permanente).

Una cuestión de clase

Como resultado, un promedio de 12 mujeres viajan a Gran Bretaña para abortar todos los días.

No todas las mujeres pueden hacer este viaje. Muchas, como las desempleadas, aquellas con bajos ingresos o en empleos precarios, o con obligaciones familiares vinculantes, es decir, las mujeres pobres y de clase trabajadora más vulnerables, tratan de hacer lo imposible para pagar el viaje o encontrar el tiempo para escapar.

Incluso si logran llegar a Gran Bretaña, no se le garantiza un aborto. Marie Stopes, el proveedor de abortos más grande del Reino Unido, negó el acceso a las mujeres irlandesas en febrero de 2017, debido a recortes presupuestarios.

La alternativa es comprar pastillas para el aborto en el mercado negro, que está plagado de peligrosas imitaciones.

Sin embargo, si eres una mujer irlandesa rica, estos problemas son mucho menos preocupantes, ya que existe la opción de volar al exterior a una clínica privada. Además de ser un derecho democrático básico, para que las mujeres elijan qué hacer con sus cuerpos, la cuestión del aborto es, por lo tanto, también una cuestión de clase.

Tradición sofocante

La Octava Enmienda es uno de los muchos medios por los cuales la clase dominante en Irlanda, a través de su control del Estado y de la Iglesia Católica, mantiene la opresión de las mujeres.

Durante siglos, la Iglesia ha ejercido una poderosa dictadura sobre la vida de las personas en Irlanda, particularmente en relación con asuntos familiares y morales. La anticoncepción fue ilegal hasta 1980, y el divorcio estuvo prohibido hasta 1996. Se declara que el lugar de una mujer está en el hogar, sirviendo obedientemente a su esposo (y a Dios). Y, por supuesto, la Iglesia sermoneaba a la gente sobre los "males del socialismo", alentando la sumisión a los patrones y a los ricos.

Derogar la Octava Enmienda, por lo tanto, aunque no sea un desafío directo a la clase capitalista, sería un duro golpe contra la sofocante autoridad de la Iglesia, que es un pilar clave del régimen.

El poder de la Iglesia ha estado en declive durante décadas. Un escándalo tras otro ha salido a la luz, debilitando severamente su autoridad.

Al predicar la rectitud, se ha descubierto que los líderes de la Iglesia están involucrados en todo tipo de infamias, desde la pedofilia hasta las matanzas masivas de bebés (como en un hogar católico de madres y bebés en Tuam). Los responsables pensaban que podían actuar con impunidad, ya que el Estado ayudó a encubrir esos abusos.

Todo esto ha mellado severamente la autoridad de la Iglesia, lo que se refleja en una disminución dramática en los asistentes a la misa.

Esta disminución de la influencia y el poder de la Iglesia se demostró especialmente en el referéndum de 2015 sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, cuando un masivo 62 por ciento de los votantes dieron un golpe contra la Iglesia y sus valores opresivos y conservadores.

Crisis para el régimen 

Esta pérdida de influencia de la Iglesia presenta un problema para la clase dominante.

Con el capitalismo en crisis, los trabajadores irlandeses han pagado un alto precio a través de la austeridad en la última década. El costo de rescatar a los bancos se ha colocado sobre los hombros de los más pobres y vulnerables.

Entre 2008-2014, por ejemplo, la financiación del gobierno para los servicios sociales relacionados con las mujeres se redujo en un 49 por ciento. A medida que los banqueros y los ricos continúan llevando una vida de lujo, son todos los demás los que sufren.

Esto está conduciendo a una enorme reacción. En el pasado, los capitalistas confiarían en la Iglesia para tratar de pacificar y distraer a la masa de trabajadores y jóvenes explotados y luchadores. Ahora esta herramienta del régimen está perdiendo cada vez más su ventaja. Las masas irlandesas ya no están dispuestas a que se les diga cómo vivir por un clero despreciable e hipócrita. 

Lucha por el socialismo

Un voto Sí este 25 de mayo sería un importante paso adelante, no solo para los derechos de las mujeres, sino para aumentar la confianza de la clase trabajadora y los oprimidos en seguir luchando. 

El declive en los niveles de vida de la mayoría están preparando una enorme explosión social. Es solo cuestión de tiempo antes de que la clase obrera tome el control de su propio destino y se deshaga de todo el podrido establishment de Irlanda.

En última instancia, la lucha por la emancipación total de las mujeres es una lucha socialista. Además de la lucha por las demandas democráticas, como el derecho de las mujeres al aborto, debemos luchar por las demandas sociales: por el cuidado infantil gratuito; el derecho a un trabajo bien remunerado; un hogar decente garantizado; y comidas asequibles y nutritivas en comedores públicos. Solo de esta manera podemos lograr la liberación genuina de las mujeres.