Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Tres meses después de las elecciones italianas del 4 de marzo, el nuevo gobierno del Movimiento Cinco Estrellas y de la Liga (antes Liga Norte) ha sido juramentado finalmente por el Presidente de la República y se abre una nueva situación donde  estos partidos serán puestos a prueba. Esta experiencia será necesaria para exponer a los ojos de la clase trabajadora italiana su naturaleza real, particularmente del Movimiento Cinco Estrellas y preparar el terreno para una nueva ola de lucha de clases.

En estos tres meses hemos visto todo tipo de trastornos y cambios en el panorama político, resultado del terremoto político provocado por las elecciones, que no produjeron ningún ganador y que castigó ampliamente a los partidos del régimen de los últimos veinte años, el Partido Democrático y Forza Italia de Berlusconi.

La crisis política ha revelado la verdadera naturaleza de la democracia burguesa, con el Presidente de la República interviniendo en el proceso, expuesto en su discurso del 27 de mayo [donde objetó abiertamente al candidato propuesto para el puesto de Ministro de Economía, Savona, porque había expresado sentimientos anti-Euro en el pasado]. Los votos de millones de personas fueron declarados irrelevantes cuando se sopesaron los peligros que entrañaba para la estabilidad de los mercados.

Fue por esta razón que el presidente Mattarella intervino con su chantaje. El Presidente, al comportarse abiertamente de esta manera, dejó en claro quién toma las decisiones reales: los capitalistas. Quien quiera trabajar dentro de este sistema debe someterse a sus intereses. La burguesía italiana e internacional temía que el primer gobierno propuesto por el primer ministro Conte, con Savona como ministro de Economía, pusiera otro clavo en el ataúd de una Unión Europea en crisis profunda, y profundizara la insolvencia del sistema bancario y aumentara la deuda pública italiana.

También se sintieron motivados por la necesidad de atenuar y frustrar de inmediato las esperanzas de cambio (confusas y contradictorias) expresadas por millones de personas en su voto del 4 de marzo por el Movimiento Cinco Estrellas y, en menor medida, por la Liga.

Los ministros

Así se permitió que el segundo gobierno de Conte asumiera el cargo con la aprobación de los mercados y la protección de la Unión Europea.

El Ministro de Economía, Giovanni Tria, es un ultra liberal que ha trabajado tanto en el Banco Mundial como en la OCDE, y que también fue uno de los redactores  del programa económico del Banco de Italia.

El Ministro de Asuntos Exteriores, Enzo Moavero Milanesi, ha formado parte de casi todos los gobiernos técnicos, desde el de Ciampi en 1993 hasta el más reciente de los gobiernos de Monti y Letta, donde se desempeñó como Ministro de Política Europea.

Paolo Savona, degradado a Ministro de Asuntos Europeos después del primer rechazo del Presidente, también está lejos de ser un "antisistema". Se desempeñó como ministro en el gobierno de Ciampi, luego como presidente de Confindustria [la asociación de empresarios italianos], y en los consejos de varios grandes bancos y compañías.

Los otros no son mejores. Como Ministro del Interior tenemos al campeón del racismo, Matteo Salvini. La atmósfera azotada ya era mala para los migrantes, como lo ilustra el asesinato de Soumalia Sacko, militante sindicalista y protagonista de las luchas de los trabajadores agrícolas en el área de Gioia Tauro (sur de Italia).

El disgusto crece aún más cuando leemos el currículum de Lorenzo Fontana, el nuevo Ministro de la Familia, que se opone al aborto, y a cualquier tipo de familia que no sea lo que percibe como el tipo "natural". Luego tenemos a la abogada de Andreotti, Giulia Bongiorno, en la Administración Pública, [Andreotti fue una figura destacada de los Demócratas Cristianos durante décadas después de la Segunda Guerra Mundial e implicado en muchos casos de colusión con la Mafia] mientras que Elisabetta Trenta, la gerente de un contratista en Irak y Afganistán, ahora es la nueva Ministra de Defensa, y esto no agota la galería de pícaros.

Las promesas

¿Qué pasa con la esperanza de millones de trabajadores y jóvenes, que se alinearon sobre todo con el Movimiento Cinco Estrellas?

La cancelación de € 250 mil millones de la deuda pública italiana desapareció muy pronto del acuerdo entre el M5S y la Liga para el próximo gobierno, y lo mismo se aplica al resto de sus promesas.

La Ley Fornero [un recorte en las pensiones aprobadas por el gobierno anterior] ahora será "superada" pero no "abolida". Ya no se menciona la abolición de esta odiada ley, ni se menciona el desmantelamiento de los mecanismos absurdos por los cuales el aumento en la edad de jubilación está vinculado a las predicciones de las expectativas de vida promedio. El "acuerdo de gobierno" entre el M5S y la Liga elevó la cifra de € 5.000 millones como el costo calculado de deshacer la Ley Fornero, pero los comentaristas serios han indicado que el costo podría ser de hasta dos o tres veces más. Si alguna vez se aprueba, los € 5 mil millones serían simplemente una pequeña concesión cosmética para permitir que una pequeña capa de trabajadores cercanos a la edad de jubilación se jubile un par de años antes, dejando el resto con la Ley Fornero tal como está. Este es un ejemplo de lo que queremos decir con que el programa de este gobierno estará dictado por las necesidades del capitalismo italiano.

¿Y qué hay de la infame Ley de empleo que tanto le gustaba a Renzi cuando estaba en el gobierno? El nuevo Ministro de Trabajo, Di Maio [el líder del M5S], ahora está hablando de revisarla y no de abolirla. Además, el nuevo "acuerdo de gobierno" no dice nada sobre el decreto Poletti, que ha flexibilizado completamente los contratos laborales a corto plazo. ¿Y qué pasa con el tan promocionado "Ingreso Ciudadano", una especie de renta básica? El presidente del INPS [seguridad social], Boeri, ha sido muy claro: no hay dinero. Y si no estaba claro, los mercados lo han dejado muy claro con el creciente diferencial en los precios de los bonos estatales italianos.

El Ministro de Economía, Tria, es un partidario entusiasta del "Impuesto fijo", otra promesa electoral de la Liga, que se financiaría aumentando el IVA. En otras palabras: los trabajadores, los pensionistas y sus familias tendrán que financiar los recortes de impuestos para los ricos. (O, en todo caso, para la pequeña minoría de gente rica que realmente paga sus impuestos).

¿Y los recortes y contrarreformas de la educación? El nuevo Ministro de Educación, Bussetti (Liga), dice que esta era una "ley excelente". El pacto M5S-Liga define la reforma de la experiencia laboral de la educación (es decir, enviar a los estudiantes a trabajar sin cobrar) como una "herramienta de capacitación efectiva" y también anunció su intención de colocar cámaras dentro de las aulas (para prevenir el acoso escolar, por supuesto).

Una vez más, ¿qué hay de la conocida oposición del Movimiento Cinco Estrellas a obras importantes como el Tren de Alta Velocidad, TAV? Toninelli, uno de los portavoces más conocidos del Movimiento Cinco Estrellas y Ministro de Infraestructura, ha dicho que "analizaremos y estudiaremos estas obras principales; con respecto al TAV, haremos lo correcto, no haremos lo que no es correcto" (La Stampa, 1 de junio de 2018). Con respecto a la Tercera Ruta [de los Trenes de Alta Velocidad], el Movimiento Cinco Estrellas ya no se opone a él, algo que ha provocado enojo entre los activistas anti-TAV en los valles Apeninos de Liguria y Piamonte.

A los pocos días de asumir el cargo, el "gobierno del cambio" ha decidido claramente hacia dónde se dirige. Rápidamente ha abandonado cualquiera de sus promesas de izquierda manteniendo todas sus promesas derechistas. Los grandes negocios y los banqueros pueden dormir profundamente ahora. El presidente de Confindustria en la región nororiental del Véneto, Zoppas, ha sido muy claro. En el clímax de la crisis, él llamó a las cosas por su nombre. Denunció como una locura la idea de salir de la UE y agregó: "Hacemos un llamamiento a todos los partidos políticos: las empresas y los ciudadanos necesitan un gabinete en pleno funcionamiento". Y Salvini no es sordo cuando se trata de obedecer los llamamientos de figuras tan importantes que gobiernan una de las regiones en las cuales la Liga obtiene muchos votos.

El racismo y la propaganda sobre la seguridad

Y lo que queda es propaganda racista: una política represiva que completará un camino ya decidido. Como explica el nuevo Ministro del Interior: "Minniti (el ex ministro) hizo un buen trabajo; no destruiremos lo que él hizo".

8f15a0e9afc017e4a021e3c259f99ff0 w450 h600Fomentar el odio contra los "inmigrantes ilegales" es una necesidad para estas personas. Es necesario como una distracción, para canalizar la ira de los trabajadores italianos, no contra el enemigo real (la clase dominante), sino contra aquellos que, desesperados por el hambre y la guerra, intentan llegar a Italia por cualquier medio posible. Se usa para dividir a los trabajadores y hacerles creer que es correcto pagar 2 € por hora a quienes recogen tomates porque supuestamente pertenecen a una "raza inferior".

La clase dominante necesita desviar la atención de los problemas reales de la sociedad, especialmente cuando el exceso de trabajo, el agotamiento y la falta total de derechos y regulaciones en el lugar de trabajo –sobre los que se basa la recuperación económica en el Norte– han causado 296 muertes en lugares de trabajo solo en los primeros meses de 2018, junto con tragedias como la de la acería Venete en Padua, en la que toneladas de acero fundido mataron a un trabajador e hirieron gravemente a otro.

En el próximo período veremos la propaganda más vulgar, racista y oscurantista, con consignas como "Dios, Patria y Familia" y consignas que exaltan la "superioridad de la raza italiana". Desde edificios ministeriales en Roma tratarán de intoxicar a trabajadores y jóvenes con esta propaganda nauseabunda. Su problema, sin embargo, será que el racismo y el oscurantismo no ponen comida sobre la mesa y solo por un breve período serán capaces de ocultar la verdad de los empleos temporales, el desempleo y el sombrío futuro al que se enfrentan los trabajadores y la juventud.Las esperanzas que surgieron de la votación del 4 de marzo traerán el amargo sabor de las ilusiones traicionadas. La cuestión del euro y la UE simplemente ha sido pospuesta y no enterrada, debido a la crisis interminable del capitalismo europeo. En el próximo conflicto entre Italia y la UE, el M5S y la Liga ya no podrán esconderse detrás de sus llamamientos retóricos a la "soberanía", ya que tendrán que llevar a cabo políticas muy impopulares.En tal conflicto no hay lugar para la reticencia o las medias tintas. Contra su supuesta soberanía contra el europeísmo, dos caras de la misma moneda del capitalismo, llamamos a una ruptura con la Unión Europea capitalista y con el euro como parte de un programa revolucionario para una Federación Socialista de Europa.

Amigos y enemigos

En esta lucha de clases futura, la izquierda y el movimiento obrero deben entender quiénes son sus amigos y quiénes son sus enemigos.

Salvini y los partidos de derecha no pueden ser derrotados apoyando al Presidente Mattarella o citando la Constitución, como lo está haciendo la oposición en el parlamento, y el Partido Democrático en particular. Por el contrario, Mattarella tenía razón cuando dijo que actuó de acuerdo con la Constitución durante el establecimiento de este gobierno. La Constitución italiana defiende el statu quo y el artículo 81 obliga a los gobiernos a tener un presupuesto equilibrado. El Presidente de la República ha dejado en claro que ningún gobierno que ignore los "sacrosantos principios de la Constitución" podrá existir bajo este sistema.

La "defensa de la Constitución" que dejó a los partidos y a los líderes sindicales tan enamorados hoy no es una base para movilizar a las masas. Sus consignas son "unidad nacional", "valores compartidos" y el himno nacional. Pero no puede haber unidad ni compartimento de valores entre un Del Vecchio (el gerente de Luxottica, que declaró un ingreso de € 367 millones de euros en 2017) y un trabajador de Luxottica.

Necesitamos construir otro tipo de unidad, la de los trabajadores explotados, tanto italianos como inmigrantes, contra la clase dominante. Frente a la guerra entre los pobres, tenemos que responder con una guerra entre las clases. Sobre esta base, sería posible construir la izquierda y una nueva dirección del movimiento obrero.

Esto es lo que se necesita urgentemente para poder intervenir en la próxima ola de movilizaciones de los trabajadores y la juventud. No somos pesimistas como lo son algunos en la izquierda. La llegada del Movimiento Cinco Estrellas al gobierno es un paso en el desarrollo de la conciencia de clase en Italia. Su alianza con la Liga, la fuerza más reaccionaria de este Parlamento, pronto hará que caiga la máscara de su populismo pequeñoburgués.

Este gobierno "amarillo-verde" [M5S-Liga] procederá con amargos ataques contra los trabajadores y los jóvenes. Frente a estos ataques, una perspectiva de lucha, después de la decepción inicial, se convertirá en el único camino posible en el que los trabajadores pueden embarcarse.

Con esta perspectiva en mente, Sinistra Classe Rivoluzione intervendrá en las calles, en los lugares de trabajo, en las escuelas y en las universidades. ¡Únete a nosotros!

Sinistra, Classe, Rivoluzione