Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Al suspender a Jeremy Corbyn, el ala derecha laborista ha lanzado el guante. Se está llevando a cabo una caza de brujas para purgar a la izquierda y hacer del Laborismo un partido fiable para los grandes negocios. La izquierda debe movilizarse y luchar con valentía.

La suspensión de Jeremy Corbyn es una declaración de guerra.

En realidad, la derecha laborista ha estado librando despiadadamente una guerra contra la izquierda durante años. En este tiempo, los “blairistas” y los burócratas han hecho varias declaraciones de guerra. Su objetivo es nada menos que la liquidación total del ala izquierda del partido.

No debemos permitir esto. Debemos contraatacar inmediatamente, movilizando a los cientos de miles de miembros de izquierda del Partido Laborista que están conmocionados y horrorizados por este descarado ataque.

Debemos mostrar a la derecha que han calculado mal. Esto significa lanzar una lucha inmediata, una batalla sin piedad, sin restricciones.

Interferencia

Keir Starmer se ha movido rápidamente para aprovechar el informe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC) sobre el supuesto antisemitismo dentro del Partido Laborista.

Los acontecimientos de hoy recuerdan de forma inquietante a junio de 2016, cuando los diputados laboristas de derecha utilizaron el resultado del referéndum del Brexit para lanzar el infame - y muy orquestado - "golpe cobarde" contra Corbyn al tratar de destituirlo de su puesto.

Y sin embargo, a pesar de lo que nos dicen los medios de comunicación, el informe de la EHRC no dice nada que respalde las afirmaciones de que los laboristas son institucionalmente antisemitas. De hecho, el documento señala que el partido mejoró su manejo de tales casos bajo el liderazgo de Corbyn.

El único hallazgo sustancial contra el partido es irónicamente un producto de la implacable campaña contra la izquierda por su ala derecha. Las únicas instancias de interferencia política en las quejas de antisemitismo, concluye el informe, ¡fueron cuando la oficina de Corbyn intervino para presionar por castigos más fuertes contra los supuestos perpetradores de antisemitismo en el partido!

El informe concluye que esto sigue siendo injusto y perjudicial para el pueblo judío, porque crea una atmósfera y un precedente de interferencia política en el abuso antisemita.

Es evidente que la insistencia de la derecha en esta cuestión es el único caso real de "interferencia política", y fue hecho precisamente con esa intención. Al crear una histeria dentro del partido y los medios de comunicación, la derecha laborista pretendía perjudicar todas y cada una de las investigaciones, en detrimento de Corbyn y la izquierda.

Campaña de desprestigio

Los líderes blairistas de esta campaña de desprestigio no han hecho otra cosa que cubrirse de vergüenza durante los últimos cinco años.

Si la derecha laborista estuviera remotamente preocupada por el efecto de la interferencia política en el pueblo judío, no habrían pasado cinco años manipulando y exagerando el antisemitismo para sus cínicos fines políticos.

De hecho, el informe destaca que una vez que Corbyn obtuvo el control del mando del Laborismo (lo que no ocurrió hasta 2018), el manejo de los casos de antisemitismo realmente mejoró. Al mismo tiempo, la investigación de la CDHE también señala que la promoción interminable de esta cuestión ha ido en detrimento de la capacidad del partido para examinar casos de racismo contra miembros de otras minorías étnicas.

Sabotaje

También es escandaloso hablar de interferencia política en las acusaciones de antisemitismo a la luz del informe Laborista que se filtró hace unos meses. Dicho informe demostró la repugnante conspiración de la burocracia del partido para socavar y alargar a propósito las acusaciones de antisemitismo, de modo que la dirección de Corbyn pareciera que no tomaba el asunto en serio.

Ese informe ha sido ignorado por Starmer. Mientras tanto, se han abalanzado sobre el menos condenatorio informe de la EHRC para eliminar al ala izquierda del partido.

Si Starmer mostrara siquiera una onza de esta determinación al luchar contra los Tories y su incompetente actitud proempresarial en relación a la pandemia, no tendríamos que depender de un futbolista como Marcus Rashford para liderar la oposición contra este gobierno caótico.

Agentes de las grandes empresas

Toda la experiencia de los últimos cinco años ha revelado gráficamente que la derecha y la burocracia del Partido Laborista no son más que la intervención organizada de la clase dominante dentro de lo que debería ser el partido de la clase obrera.

Estos agentes de los grandes empresarios han sido obstinados, decididos y rencorosos en extremo. Esto se debe a que representan al establishment, y saben que pueden confiar en los medios de comunicación capitalistas y en cualquier otra institución burguesa para respaldarlos. Están muy organizados y también bien financiados.

Pero lo que les falta es un verdadero apoyo de las masas. No tienen argumentos, ni líderes inspiradores, ni políticas populares - porque representan el status quo. De ahí la increíblemente tibia "oposición" de Starmer a Johnson en medio de la mayor crisis que se recuerda.

Starmer no tiene nada que decir. Sabe que, si fuera honesto, sólo repelería a la gente. Por eso mintió descaradamente durante las elecciones para aspirar a la dirección. Sabe que no puede decir "voten por mí y prometo no cambiar nada, porque realmente represento a los banqueros".

Es por esta razón que durante todos estos años la derecha se ha escondido detrás de la reivindicación del antisemitismo. No pueden enfrentarse a la izquierda abierta y honestamente. Sin argumentos ni apoyo real, han inventado un monstruo de Frankenstein con la política de identidad.

En la atmósfera que se han esforzado por crear, cualquier acusación de antisemitismo debe ser tratada como automáticamente correcta. Las recomendaciones del informe de la Comisión Europea significan que cualquiera puede hacer una acusación falsa de racismo, y los acusados no pueden defenderse sobre la base de que la acusación en sí es difamatoria.

Esta situación está hecha a medida para una tendencia política que no tiene argumentos, y cuyas políticas sólo representan al desacreditado status quo.

Caza de brujas

El ala derecha intentará ahora avanzar yendo detrás de toda el ala izquierda del partido. La Campaña contra el Antisemitismo, una organización de derechas decidida a destruir la izquierda laborista ya ha presentado quejas contra 15 diputados laboristas de izquierda. Si son expulsados con éxito, esto decapitaría al ala izquierda del partido.

Miembros del Laborismo han sido instruidos para buscar en las redes sociales declaraciones de los izquierdistas que critican el informe de la Comisión de Derechos Humanos, para que ellos también puedan ser expulsados sumariamente.

Debemos decir la verdad. Esto no es más que una caza de brujas contra la izquierda. Y el ala derecha no se detendrá ante nada. Este es el comienzo de su Boda Roja - un intento de baño de sangre del movimiento Corbyn, para purgar a la izquierda del partido y una vez más hacer del Laborismo un confiable segundo partido para la clase dominante.

Los llamamientos a la "unidad" son inútiles. Los acontecimientos de hoy han demostrado lo inútil y vacío que es este término. Esta es una guerra civil entre dos ejércitos opuestos. Necesitamos librar una lucha implacable. Pero esto sólo puede hacerse manteniéndose firme y hablando claro. ¡No seremos silenciados!

Contraatacar

Ya es hora de que los laboristas de izquierda aprendan una amarga lección. Estamos en guerra, y nuestro enemigo es implacable. Pero nuestro enemigo también es pequeño en número, es impopular, y ha sido derrotado una y otra vez en los últimos años.

Al igual que con el golpe cobarde de 2016, la izquierda siempre ha ganado sus batallas sobre la base de la movilización de masas, la organización de base y la lucha política audaz. Son estos mismos métodos militantes los que deben desplegarse de nuevo para defender el movimiento de Corbyn y luchar por el socialismo.

No hay razón para el derrotismo. No es demasiado tarde. Corbyn y toda la izquierda del partido deben movilizar una campaña inmediata de masas contra estos ataques. Nuestra moción modelo debe ser transmitida por todo el país.

Debemos mostrar que la gran mayoría de los miembros laboristas quieren a Starmer, y no a Corbyn, fuera. "Sir" Starmer ya ha traicionado las promesas que hizo. Y ahora está abusando de su cargo para destituir antidemocráticamente al antiguo líder del partido con el que mayoría de los miembros todavía cuentan.

La lucha por defender a Corbyn debe estar vinculada a la lucha en curso por una verdadera democracia partidaria, y lo más importante, el derecho democrático de los miembros de bases a pedir cuentas a sus representantes mediante el derecho a revocación obligatoria de los diputados.

Estos saboteadores y arribistas del grupo parlamentario laborista han abusado de la militancia demasiadas veces. Son ellos los que deben ser removidos, y reemplazados por genuinos luchadores de clase, quienes liderarán la lucha por políticas socialistas claras.

¡Compañeros! La debilidad invita a la agresión. ¡Combatamos al fuego con fuego!

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí