malala_pakistanMalala Yousafzai es una joven estudiante de 14 años de la región de Swat en Pakistán. A sus 11 años empezó a escribir un diario en urdu (idioma de Pakistán) publicado en las páginas de la BBC en que denunciaba el sufrimiento que los talibanes(fundamentalistas islámicos) infligían a la población de Swat, región de la que tomaron el control. Ganó un premio nacional por el valor y fue nombrada a un premio internacional de la juventud por la paz.

Lal Khan en la tribuna del CongresoEl pasado fin de semana tuvo lugar el congreso de The Struggle, la sección pakistaní de la CMI y organización más importante de la izquierda pakistaní, con la asistencia de más de 2.600 participantes. Publicamos a continuación un resumen de uno de los discursos de Lal Khan, editor de The Struggle.

oil workers logoAcabamos de recibir esta carta de Kazajstán, que contiene un llamamiento importante en nombre de los trabajadores que han estado en lucha en condiciones muy difíciles durante los últimos siete meses. Los medios de comunicación occidentales, que son muy rápidos para denunciar los regímenes autoritarios en Libia y Siria, ha mantenido un vergonzoso silencio sobre la situación en este país rico en petróleo. Hacemos un llamamiento a la clase obrera mundial para expresar su solidaridad con los trabajadores de Kazajstán, que están luchando por sus derechos.

 

 

Corea_N_kim-jongilNuevamente la atención del mundo esta centrada en Corea del Norte. Esta vez, no se debe a nuevos ensayos nucleares, a la agitación imperialista, o a un enfrentamiento militar con Corea del Sur a lo largo de la frontera más militarizada del mundo. Esta vez, la razón es potencialmente más explosiva: la muerte de Kim Jong-Il.

Las sociedades presionadas por el descontento y la miseria explosionan de maneras peculiares. En la sociedad atrozmente desigual de la India las recientes revueltas (que así se pueden calificar) articuladas alrededor de Anna Hazare, activista social de la derecha conservadora, muestran el malestar que existe en la mayor democracia del mundo, que también es una de las economías de mayor crecimiento.

El caos y la masacre humana que perdura en Karachi desde hace  más de tres décadas se intensifican de forma periódica. Otra ola de esta violencia terrible se ha desatado en las últimas semanas. Sin embargo, esta ola de  horripilantes asesinatos  y  devastación no es la causa sino el síntoma de la severa enfermedad del sistema social y económico, esta crisis terrible es la que está empujando actualmente a la sociedad a las garras de la barbarie.