Asia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El fin de semana del 23-24 de noviembre, Hong Kong celebró las elecciones -programadas regularmente- al consejo de distrito, en medio de una ola de protestas que ha durado más de medio año tras el proyecto de ley de extradición presentado por la directora ejecutiva Carrie Lam, la gobernadora de Hong Kong. Estas elecciones de bajo interés y baja participación normalmente, se convirtieron en un referéndum efectivo sobre la opinión de las masas de Hong Kong respecto a Pekín a la luz de los recientes acontecimientos. Concluyó con una victoria aplastante para el bloque político anti-Pekín, con la mayor participación desde el regreso de Hong Kong a China. Pero lo que se necesita es un camino claro basado en la lucha de clases.

Esta elección decide los miembros de los 18 consejos de distrito que componen el Distrito Administrativo Especial de Hong Kong (RAEHK) bajo la jurisdicción del Estado de la República Popular China (RPC). En comparación con el Consejo Legislativo (LegCo), los consejos de distrito tienen mucho menos poder político. Sirven como órgano consultivo del gobierno de Hong Kong en los asuntos municipales estrictamente cotidianos, sin poder legislativo real, aunque cinco de sus miembros podrían convertirse en miembros del LegCo. De los 479 escaños totales, 27 miembros natos son elegidos automáticamente sobre la base de su presidencia de los comités rurales en el campo o en los distritos insulares de los Nuevos Territorios, y el resto son elegidos directamente por la población.

Esto es muy distinto de la elección del Consejo Legislativo, donde sólo 40 de los 70 escaños son elegidos directamente, mientras que el resto son elegidos a través de electores "funcionales", es decir, profesionales, en los que los comités de empresarios eligen a sus representantes, con lo que se garantiza que casi la mitad de los escaños del Consejo Legislativo queden bajo el control directo de la clase dominante de Hong Kong.

Hay una marcada diferencia en la representación entre el LegCo, que sigue bajo el dominio de los partidos burgueses pro-Pekín, y los consejos de distrito recientemente creados, que están bajo una miríada de fuerzas políticas conflictivas, aunque anti-Pekín. Estas contradicciones dentro de las fuerzas anti-Pekín son contradicciones de clase entre el "establishment anti-Pekín" en general y las masas, que se ven forzadas a vivir en apartamentos abarrotados y a trabajar muchísimas horas.

Pekín rechazado

La falta formal de poder de los consejos de distrito sobre los asuntos reales es una de las razones predominantes por la que la participación en estas elecciones fuera hasta ahora tan baja. Desde 2003, la participación en las elecciones de los consejos de distrito se mantuvo muy por debajo del 50%. Este año, con 4,13 millones de votantes registrados, la participación superó el 71%. Incluso el China Daily, patrocinado por el PCCh, admitió que se trata de "un hito histórico en la historia de la ciudad".

Con un interés sin precedentes en un asunto electoral hasta ahora deslucido, el “Bloque Pan-Demócrata” anti-Pekín triplicó con creces sus escaños de los 120 a los 385 de 2015. El campo pro-Pekín se redujo a 59 escaños, de los 292 de las elecciones anteriores. Nótese que, en las últimas elecciones de consejos de distrito, el Bloque Pan Demócrata sufrió un revés, perdiendo 74 escaños en comparación con su anterior máximo electoral de 174 escaños en 2003.

Algunos de los virajes de los distritos son especialmente dramáticos. En distritos más grandes, como Wong Tai Sin de Kowlun y Tai Po del Nuevo Territorio, hasta ahora dominados por los políticos a favor de Pekín, literalmente no hubo ningún escaño electivo en el campo a favor de Pekín. Algunos de los políticos más abiertamente pro-Pekín como Junius Ho (odiado por su asociación abierta con las bandas de camisas blancas que atacaron a los manifestantes en julio), Michael Tien (magnate de la moda y ex presidente del ferrocarril Kowlun-Canton), y Alice Mak (conocida por reprender a Carrie Lam hasta las lágrimas por ser demasiado blanda en las protestas) fueron rotundamente derrotados.

Por otro lado, la mayoría simple para la elección del consejo de distrito también exagera la magnitud del éxito de los pandemócratas. Aunque obtuvo más del 80% de los escaños, el Bloque Pan Demócrata obtuvo 1.670.000 votos (57,2% del total), mientras que los políticos pro-Pekín obtuvieron 1.190.000 (40,6%). Esto no cambia el hecho de que Pekín fuera rechazado abrumadoramente por los resultados de estas elecciones, pero también demuestra que el campo a favor de Pekín todavía tiene una capacidad de movilización significativa.

Ante este aplastante voto de censura contra su administración, Carrie Lam y el PCCh que la respalda, siguen desafiando. Lam emitió una declaración de que su gobierno respetaría los resultados de las elecciones y "reflexionaría seriamente" sobre ellos, pero aun así no ofreció ninguna respuesta a las Cinco Demandas Democráticas del movimiento, sobre todo a la demanda de un auténtico sufragio universal en Hong Kong. El 23 de noviembre, un día antes de las elecciones, los medios de comunicación estatales chinos Xinhua afirmaron que las elecciones no serían justas, ya que tendrían lugar en medio de una violencia generalizada. El día de las elecciones, Xinhua se limitó a informar de que las elecciones habían concluido y que los "patriotas de Hong Kong" fueron acosados por los manifestantes durante las elecciones, sin informar realmente de los resultados.

El desafío de Lam y Pekín es inevitable. La dictadura del PCCh sobre las masas chinas nunca ofrecerá voluntariamente reformas democráticas a las masas de Hong Kong, ya que esto llevaría a la clase obrera china a pedir los mismos derechos, especialmente en un momento en que la crisis del capitalismo se cierne sobre China, como lo hace en todo el mundo. En segundo lugar, el aparato estatal de Hong Kong, sus leyes y sus elecciones siguen estando organizados de tal forma que Pekín tiene la última palabra sobre la situación. El mero hecho de elegir a personas para formar parte de estos órganos no supondría una amenaza fundamental para Pekín que pudiera hacer que cambiara su actitud o que trajera cambios fundamentales. Sólo expandiendo la lucha más allá de Hong Kong y vinculándola con la clase obrera china para llevar la lucha directamente al PCCh, sería posible que los pueblos de Hong Kong y China consiguieran una sociedad genuinamente democrática: una democracia obrera.

Lamentablemente, esta no es la dirección que está tomando el movimiento de Hong Kong en estos momentos.

¿Pueden los "pandemócratas" resolver el problema?

Muchos de los resultados de estas elecciones han sido crudamente analizados por los comentaristas como si estuvieran entre campos "a favor de Pekín" y "en contra de Pekín", ignorando el hecho de que el campo "en contra de Pekín" consiste en una serie de tendencias heterogéneas, contradictorias y a veces reaccionarias desde el punto de vista de la clase obrera.

Que quede claro que los marxistas nos oponemos firmemente al régimen del Partido Comunista Chino que supervisó la restauración del capitalismo en China y la explotación de millones de trabajadores bajo su dominio, incluidos los de Hong Kong. El acuerdo "Un país, dos sistemas" representa un histórico cheque en blanco que el régimen de Pekín otorgó a la burguesía de Hong Kong a cambio de su lealtad política y la facilitación de la entrada del capital occidental en China. Esta es la causa fundamental del extraordinario nivel de desigualdad social que se permitió exacerbar en Hong Kong bajo la vigilancia del PCCh. Con un punto de vista de clase consistente, que tiene interés en los trabajadores y oprimidos de Hong Kong, es que presentamos nuestras recomendaciones al movimiento actual.

Reconocemos el rechazo de las masas de Hong Kong al régimen de Pekín a través de este resultado electoral, pero un simple rechazo no equivale a un camino positivo hacia adelante. La victoria del Bloque Pandemócrata a través de estas elecciones también estimuló las posiciones de algunos elementos cínicos.

Por ejemplo, el Partido Demócrata de Hong Kong, que surgió como el mayor partido pandemócrata y, por lo tanto, el mayor partido en los consejos de distrito con 91 escaños. Este partido supuestamente pro-democracia se negó a apoyar la puesta en práctica de un salario mínimo en Hong Kong en 1999. Tampoco luchó por la cancelación de la altamente amañada "circunscripción funcional" de las normas electorales del LegCo en 2010, proponiendo en su lugar modificar ligeramente la circunscripción funcional. El hecho de que este partido se considere que al margen del Movimiento Anti-Extradición no es casual: muchos manifestantes radicales los han visto como parte de los problemas de Hong Kong. Por lo tanto, el ascenso del Partido Demócrata en estas elecciones no representa un verdadero entusiasmo hacia ellos, sino que se debe a la falta de alternativas dentro del entorno ampliamente anti-Pekín.

De la misma manera, partidos liberales pequeñoburgueses similares, como el Partido Cívico, la Asociación para la Democracia y la Subsistencia del Pueblo (ADPL) y los Neo Demócratas, lograron obtener escaños. Juntos, forman el bloque dominante dentro del campo pandemócrata.

A la izquierda de estos elementos se encuentran también el Partido Laborista y la Liga de Socialdemócratas, pero el reformismo y las ilusiones en el parlamentarismo de estos partidos los llevan a seguir desde atrás, en lugar de encabezar el movimiento. El Partido Laborista de Hong Kong, por ejemplo, fue fundado en 2010 por una minoría de líderes de la Confederación de Sindicatos de Hong Kong (HKCTU), con algunos activistas sociales. A diferencia de su famoso homólogo británico, no es una organización de masas de la clase obrera que ofrezca a los miembros de la base una forma de participar y discutir regularmente sobre política, sino que es un aparato electoral para los activistas en torno a los sindicatos anti-Pekín. Cree en la utilización de la solidaridad de los trabajadores y de la legislación para "equilibrar las relaciones (desequilibradas) entre trabajadores y empresarios". Esta limitada visión y de aparato político convirtió al Partido Laborista en una cuadrilla al margen del bloque pandemócrata. En el movimiento actual en Hong Kong, también jugaron un papel mínimo, y nunca avanzaron con soluciones basadas en la clase. Por lo tanto, aunque se beneficiaron electoralmente de la elección del consejo de distrito de este año, aún sólo tienen siete escaños.

Por otra parte, la Liga de Socialdemócratas, aunque tampoco es un partido con una base de masas, tiene una plataforma significativamente mayor en comparación con el Partido Laborista, debido a unas pocas figuras de alto perfil de sus filas. Esto incluye a Jimmy Sham, quien es probablemente el miembro más prominente del LSD debido a su papel dirigente en el Frente de Derechos Humanos Civiles que dirigió algunos de los millones de manifestantes que salieron a la calle en junio. Sin embargo, en lugar de utilizar esta plataforma para promover verdaderas reivindicaciones de clase, Sham se subordinó a las cinco reivindicaciones democráticas en las que insistían los elementos liberales burgueses de la CHRF. Nunca propuso expandir estas demandas en reivindicaciones sociales en interés de la clase obrera de Hong Kong y de toda China continental. El estancamiento político que resultó de este liderazgo vacilante, junto con el aumento de la represión del gobierno de Hong Kong, significó que el tamaño de las manifestaciones de la CHRF disminuyó con el tiempo.

La conducta de otro miembro del LSD, "Pelo Largo" Leung Kwok-hung, una figura famosa por derecho propio, también llevó a que se perdieran tremendas oportunidades. Este antiguo miembro de la ahora desaparecida "Liga Marxista Revolucionaria" (y supuesto adherente al trotskismo) eligió considerarse a sí mismo como el ala izquierda radical del movimiento en forma en lugar de dotarlo de contenido. En contra de Starry Lee, el presidente de la Alianza Democrática para la Mejora y el Progreso de Hong Kong (DAB), el mayor partido burgués pro-Pekín, Leung no logró convertir la campaña en una cuestión de clase. En lugar de aprovechar su protagonismo público para empujar las Cinco Demandas Democráticas más allá de sus fronteras liberales burguesas hacia demandas sociales que también puedan conquistar a los trabajadores chinos del continente, las abrazó sin ningún tipo de aditamentos, simplemente proclamándolas a viva voz con su distintiva camisa del Che Guevara. Al final, en medio de esta marea masiva de sentimientos anti-Pekín, perdió contra Starrey Lee por sólo 343 votos. Si al menos hubiera proporcionado una solución socialista a la actual crisis de reubicación de inquilinos en el distrito de To Kwa Wan en el que se encontraba, en lugar de restringir su campaña a ser abstractamente anti-Pekín, podría haber ganado aún más apoyo. Uno se pregunta qué clase de lección saca de esto cuando admite que su derrota fue un "abandono de los deberes". Aquellos que han estado respondiendo por Leung y sus métodos deberían reflexionar seriamente sobre este giro de los acontecimientos.

Un programa socialista y la lucha de clases: el único camino a seguir

Debemos admitir que la falta general de una perspectiva de clase real ha contribuido a la pérdida del carácter masivo del movimiento de Hong Kong. En particular, no se ha considerado seriamente cómo expandir las Cinco Demanda Demócratas a las cuestiones sociales, y ninguna organización ha presentado ninguna perspectiva de tratar activamente de ganarse a la clase obrera de la China continental.

La participación masiva en el movimiento ha disminuido. Atrás quedaron los días en que millones de personas salían a las calles. Vemos en cambio a unos pocos cientos de estudiantes aislados tratando de usar métodos aventureros para seguir adelante. Algunos de ellos (en su mayoría encabezados por elementos cínicos como el Movimiento Autonómico de Hong Kong) recurrieron a hacer campaña a favor de la "Ley de Derechos Humanos de Hong Kong", respaldada por Estados Unidos, que en última instancia servirá a los intereses políticos de Trump y Cia. a expensas de las masas de Hong Kong. Otros, por su aislamiento, recurren a las llamadas "luchas valientes" a través de escaramuzas cada vez más atrevidas contra la policía, que, dado el actual equilibrio de fuerzas, desafortunadamente no pueden ganar la batalla, a pesar de que las masas siguen simpatizando pasivamente con estas actividades.

La responsabilidad de este estado de cosas recae en los hombros de los mencionados líderes de "izquierda", así como de la central sindical HKCTU. Esta última se negó a unirse a un llamamiento generalizado para una huelga general el 11 de noviembre, que pudo haber dirigido, lo que provocó que los jóvenes manifestantes desesperados recurrieran a dañar los ferrocarriles, arrojando cosas a las carreteras y otros medios para forzar un paro laboral en Hong Kong. Estas actividades no produjeron ningún paro laboral, pero llevaron al violento asedio policial de los estudiantes que protestaban en la Universidad China de Hong Kong y, más recientemente, en la Universidad Politécnica. Lo que se necesita es un enfoque que pueda atraer la participación de las masas en general, lo que fácilmente podría sobrepasar a la policía.

En lugar de quedarse al margen o poner fin a las demandas liberales burguesas, organizaciones como HKCTU y el Partido Laborista, así como figuras como Jimmy Sham, deberían organizar asambleas en los centros de trabajo de todo Hong Kong que puedan orientar hacia una huelga general genuina, que no sólo lucharía por las Cinco Demandas Democráticas, sino también por las reivindicaciones sociales, como el aumento del salario mínimo, la reducción de las horas de trabajo sin pérdida de salario y la expropiación inmediata de los bienes inmuebles de los magnates de Hong Kong a cambio de un programa de vivienda genuino, universal y de bajo costo. El sufragio universal sólo puede conquistarse por medios revolucionarios. Deberían organizarse asambleas masivas por todo Hong Kong como un medio para organizar a las masas a establecer su propio poder democrático, en lugar de esperar a que el LegCo, bajo la dirección de Pekín, conceda ese derecho desde arriba, cosa que no harán. Tales asambleas masivas en áreas locales y lugares de trabajo deberían elegir delegados a un cuerpo superior que vincule todas las luchas locales, organice el movimiento y constituya una alternativa democrática al propio régimen.

El panorama es claro: el régimen de Carrie Lam y el PCCh que lo respalda sólo pueden ser derrotados con el derrocamiento del capitalismo no sólo en Hong Kong, sino en toda China. El poder del gobierno de Hong Kong descansa enteramente en el poder de Pekín. El poder de Pekín está respaldado por los capitalistas de China en su conjunto, porque Pekín defiende el capitalismo y reprime a la clase obrera. Su derrota requiere la expansión de las demandas democráticas restringidas a Hong Kong a las reivindicaciones sociales, es decir, demandas que puedan conectarse con las masas chinas explotadas que trabajan en las mismas condiciones. Sólo luchando activamente con las clases trabajadoras chinas continentales en un programa socialista podremos poner fin a los males del pueblo de Hong Kong de una vez por todas.