Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los trabajadores de Mercedes Benz de la planta de Vitoria-Gasteiz han dado un vuelco completo a la composición del comité de empresa en estas elecciones sindicales, votando de forma masiva y dándole la mayoría a ELA, ESK, y LAB, los sindicatos más combativos en las huelgas de verano.

Las elecciones sindicales en la fábrica de Vitoria-Gasteiz de Mercedes Benz, han cambiado radicalmente la composición del comité de empresa de la fábrica.

Los 4.783 trabajadores han elegido un comité de 29 representantes, 2 menos que el comité anterior, al disminuir el número de trabajadores de la fábrica por debajo de 5000. El 87,56% del censo ha participado en la votación.

La nueva composición del Comité es: ELA 9, UGT 6, LAB 5, CCOO 4, ESK 4, EKINTZA 1.

El resultado ha sido arrollador especialmente en el colegio de especialistas, los trabajadores de fabricación, en el que los votos de los sindicatos ELA, LAB y ES , han sido 2110 sobre 3205 votos emitidos, más de dos tercios largos de los votos.

Estos resultados suponen un vuelco decisivo del comité anterior, dominado por los 17 miembros de UGT, CCOO, EKINTZA y PIM, firmantes todos ellos del convenio y responsables, por su posición mayoritaria en el comité durante muchos años, de los continuos retrocesos en condiciones de trabajo en la fábrica.

El rechazo de la plantilla a estas prácticas sindicales de colaboración con la empresa, ahora mediante el voto, se expresó de forma meridianamente clara en las huelgas de verano cuando la minoría del Comité, ELA, LAB y ESK, respaldada por la plantilla convocó  nueve días de huelga que fueron secundados masivamente, a pesar de las posiciones antihuelga de la mayoría del comité, de la actitud de la policía, de la presión de los medios, del servilismo propatronal del gobierno vasco.

Estos resultados también muestran la ruptura de la plantilla con las políticas clientelares practicadas especialmente por UGT, sindicato mayoritario en la fábrica durante décadas, cuyo declive es evidente: 9 delegados en 2014, 7 delegados en 2018 y 6 delegados en 2022. Y por contra muestran el apoyo de la plantilla a un sindicalismo más combativo como demuestra el crecimiento progresivo de ELA, LAB y ESK.

Los intentos de manipulación de la voluntad de los trabajadores a través de la introducción del voto electrónico, totalmente innecesario existiendo el voto presencial y el voto por correo, no tuvo incidencia apreciable, sin embargo estos datos desvelan que en el referéndum sobre el convenio en julio, sin los mecanismos de control establecidos en las elecciones sindicales, sí pudo haber presiones importantes sobre la voluntad de los trabajadores. Se emitieron entonces 540 votos, de ellos 460 favorables al convenio, sin embargo en esta ocasión, con la supervisión de todos los sindicatos y la mesa electoral solo solicitaron el voto electrónico 92 trabajadores.

Estos resultados han provocado la alegría en las naves de producción y la preocupación en la dirección de la empresa. Hay muchos problemas que afrontar, vivimos tiempos turbulentos e inciertos en los que probablemente sufriremos ataques. Ahora hay una mayoría sindical más combativa en el comité en la que los trabajadores han puesto su confianza, y hay que exigir respuestas serias, los trabajadores también tenemos intereses, no solo existen, como hasta ahora, los intereses de la empresa. Por ejemplo, hay que exigir la presencia de todos los sindicatos y no solo de los firmantes del convenio en las comisiones de seguimiento y aplicación del convenio, la representación de la mayoría de los trabajadores no puede ser apartada de comisiones que afectan a condiciones de trabajo de todos. Y si la dirección sigue con su actitud prepotente, como ha sido lo habitual, este nuevo comité debe recurrir a la participación de la plantilla a través de la asamblea de trabajadores para explicar, valorar y decidir como luchar para conseguir nuestros intereses. La recuperación de la asamblea de trabajadores ha sido esencial para hacer retroceder a la empresa, nada de lo obtenido, ni esta nueva situación, se hubiese conseguido en los despachos sin la participación activa de los trabajadores.

Uno de los problemas importantes que tenemos actualmente es el despido de Anne, trabajadora de 52 años, viuda, con media vida en la empresa y una situación personal difícil, a la que se le ha negado el regreso a la empresa después de la recuperación de su enfermedad. Como afirma el Comité: “es evidente la deshumanización con la que actúa esta empresa, tras un período complicado en la vida, con dos hijos a tu cargo, después de mucho esfuerzo, consigues levantar la cabeza… y ahí está la gran Mercedes Benz para agradecértelo con una estocada en las entrañas, más de 25 años, toda una vida de dedicación a tu trabajo de forma impecable.”

Es intolerable la actitud de la dirección, que con la excusa de la amortización de su puesto de trabajo, no le ofrece un puesto alternativo y se deshace de esta trabajadora como de una herramienta averiada y culmina su desprecio y falta de empatía no dejándole pasar de la portería en el momento del despido.

El eslogan: “Todos somos Anne”, debe tener consecuencias prácticas. Así no se trata a los trabajadores, no lo debemos permitir, el nuevo comité debe exigir su readmisión y si la dirección se niega, debe movilizar a la plantilla, porque si permitimos este tipo de despidos ¿qué pasará con los centenares de trabajadores lesionados en las cadenas? Este comité, con el apoyo masivo de los trabajadores, debe devolver a Anne a su puesto de trabajo.

Imagen de portada: Trabajadores de Mercedes Benz en la puerta de la fábrica durante las huelgas de verano

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí